Buscar:   
 

Julio 2015

  
 
 

El INTA dio el primer paso en la capacitación sobre uso de Drones

Primer Curso Internacional de Capacitación sobre uso de Drones para uso en Agricultura y Ganadería

Existe un nuevo paradigma en la agricultura y Argentina no es ajena a ese proceso de transformación. La Agricultura de Precisión es el motor de desarrollo de estas innovaciones que no se detienen en la búsqueda de mayor eficiencia y sustentabilidad.

La tecnología de los drones es una de esas tecnologías de vanguardia que llegaron para sumar importantes beneficios a la hora de trabajar el campo con manejo variable, mayor control, trazabilidad y certificación de procesos.

Esta semana el INTA realizó el primer curso sobre la utilización de drones para uso agrícola. La concurrencia superó ampliamente las expectativas en un evento que integró la capacitación y demostraciones a campo de plataformas no tripuladas con relevamiento de imágenes aéreas.

 

El nuevo paradigma de la agricultura

Trabajar un campo con datos promedio ya es cosa del pasado, el futuro es el manejo de micro-ambientes con la adopción de herramientas que permiten un tratamiento preciso para lograr productos y procesos con mayor eficiencia, sustentabilidad y trazabilidad. Sin dudas que la Agricultura de Precisión es la hacedora de este nuevo paradigma de la producción agropecuaria, con una constante evolución hacia tecnologías cada vez más avanzadas. Entre ellas se destaca la reciente incorporación de drones para la producción agrícola, una de esas innovaciones que vino para quedarse y contribuir con importantes beneficios en el manejo por ambientes.

Para el Ing. Agr. Andrés Méndez, especialista en Agricultura de Precisión del INTA Manfredi, la aparición de la tecnología de los RPAS -como se denomina técnicamente a los drones-, "responde al proceso de robotización y automatismo que está en pleno desarrollo en la producción agrícola de nuestro país". "Esta tecnología tiene un sinnúmero de utilidades y beneficios para el agro que todavía no se llegaron a explorar en su plenitud, hasta el momento se han realizado pruebas a campo con excelentes resultados a nivel de investigación y de seguimiento de actividades agrícolas", expresó el técnico.

El equipo de especialistas en Agricultura de Precisión del INTA diferencia varias líneas de aplicación de esta tecnología, la primera es la investigación, ya que permite conocer situaciones variables en ambientes cada vez menores, como la detección de manchas de malezas o como la micro-variabilidad de un suelo, con la ventaja de realizar un manejo variable de insumos cada vez más preciso. Para ese tipo de relevamientos se equipa a las plataformas voladoras con cámaras multiespectrales y luego se realiza el análisis agronómico en base a la información que arrojan los softwares específicos. Además permiten programar vuelos y trabajan de manera autónoma en la captura de imágenes.

Otra de las aplicaciones de los aviones no tripulados es el control de actividades agrícolas por parte del productor. El Ing. Andrés Méndez explicó: "Mediante el uso de cámaras y un software específico que actúa contando los granos que salen por la cola de la cosechadora, se logran cuantificar las pérdidas reales de la cosecha." Y agregó: "Hasta se puede instalar un dispositivo que emita una señal a la cosechadora para regular la máquina en tiempo real y que no genere pérdidas de cosecha".

En cuanto al seguimiento de cultivos, el especialista detalló: "Un RPAS equipado con una cámara térmica puede determinar si el cultivo tiene enfermedades antes de que el ojo humano lo pueda ver; y con cámaras multiespectrales hasta se puede analizar el volumen y el peso de los granos anticipando el rendimiento y la calidad de los mismos".

Y por último, según los especialistas, esta tecnología se puede utilizar para la certificación de procesos. Al respecto, Méndez dijo: "Con un drone equipado con cámara de video y un gps se puede seguir una pulverizadora filmando un video georreferenciado de la aplicación y con ese material se podría hacer la certificación de la labor". Y concluyó: "Además, si la filmación del drone permite asegurar que la aplicación no tiene deriva, hasta se podrían reducir los límites de uso de agroquímicos que en algunos lugares llegan hasta los mil metros de las zonas urbanas".

  

El INTA realizó el primer curso de drones para uso agrícola

Con un excelente marco de público que superó las 400 personas, el miércoles se llevó a cabo en INTA Manfredi el Curso de capacitación en la utilización de drones para uso agrícola. El evento organizado por el INTA, a través del Proyecto Agricultura de Precisión, reunió a empresas, usuarios y asesores que van a la vanguardia con la tecnología de las plataformas no tripuladas para el relevamiento de imágenes aéreas. 

 

El curso se llevó a cabo el día martes 30 de junio en INTA Manfredi, con capacitación teórica durante la mañana y la parte práctica con demostraciones de equipos en el campo, por la tarde. El programa de presentaciones técnicas incluyó temas relacionados a las utilidades de los equipos, la importancia de la recopilación de datos con drones, las oportunidades y limitaciones en el uso de los mismos para la producción agrícola, la arquitectura interna y un análisis comparativo de los diferentes equipos (aviones, helicópteros y multicópteros), resumen de software utilizados y hasta la actualización legislativa que regula el uso de RPAS en el país.

 

Las empresas proveedoras de equipos y prestadoras de servicios con drones también presentaron sus novedades y realizaron las demostraciones a campo de vuelos, con captura y procesamiento de imágenes aéreas. GyD, Geosistemas, Runco, Taguay, Ripear y FotoAérea son las empresas que presentaron equipos, algunos de desarrollo nacional y otros con representación de marcas internacionales.

El evento tuvo el apoyo de ARPASA, la flamante Asociación de RPAS de Argentina. Este organismo, junto al INTA y empresas del sector, lograron importantes avances en investigación sobre el uso de drones para la producción agrícola y alcanzaron logros significativos también en aspectos legales, con el reconocimiento de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), y la posibilidad de regular los vuelos de los equipos voladores no tripulados.

 

En las demostraciones a campo se presentó un prototipo desarrollado por Sergio y Nicolás Marinelli, con el acompañamiento de técnicos del INTA, que consiste en un helicóptero usado comúnmente para aeromodelismo al cual le instalaron un equipamiento para aplicación específica de herbicida. El sistema consiste la adaptación de un botalón con tres picos, dos tanques con capacidad de medio litro cada uno y una bomba eléctrica que se acciona remotamente. El prototipo funciona perfectamente y su uso es ideal para combatir manchas de malezas con un tratamiento específico. El desarrollo continuará para trabajar con un helicóptero con mayor autonomía y mayor capacidad de carga.

  

 
El Ing. Agr. Edward Peña Siles, asesor privado de la zona de Santa Cruz, Bolivia, participó en el curso y valoró el trabajo del INTA en la temática: "Vinimos porque sabemos que a nivel latinoamericano Argentina lidera en esta tecnología y nos interesó mucho el tema del curso porque en algunos establecimientos de Bolivia estamos trabajando con imágenes captadas por drones, ya que las imágenes satelitales allá no dan buenos resultados".

Y agregó: "Nos pareció excelente el curso del INTA porque trató a fondo muchos temas importantes para quienes estamos trabajando en el relevamiento y procesamiento de imágenes aéreas, además pudimos aprender mucho tanto en lo teórico como en lo práctico del curso".

 

Mauro Bianco Gaido
Prensa y Comunicaciones

INTA EEA Manfredi
Ruta 9, km 636 (5988) Manfredi. Pcia. de Córdoba
Tel: 03572- 493039 / 53 / 58 
E-mail: biancogaido.mauro@inta.gob.ar 
Web:
www.inta.gob.ar - www.agriculturadeprecision.org 

  

  Descargar gacetilla en formato pdf (1.08 Mb.)