Buscar:   
 

Octubre 2013

  
 
 

Con manejo variable de insumos se incrementarían las ganancias hasta en un 35%

En el marco del encuentro que mantuvieron los integrantes de la Red de Ensayos de Agricultura de Precisión, algunos resultados de ensayos demostraron que con manejo variable de insumos se puede lograr un incremento de ganancias mayor a 60 dólares por hectárea. La reunión se realizó en Manfredi, donde participaron más de 30 asesores que llevan a cabo ensayos coordinados por el INTA en diferentes regiones del país.

El foro de Agricultura de Precisión que se realizó en INTA Manfredi contó con la participación de productores, asesores y representantes de empresas del sector que llevan a cabo ensayos protocolizados de dosificación variable en diferentes puntos del país. Fue un encuentro de actualización donde se presentaron los resultados de los ensayos de la campaña 2012-2013, con espacios de capacitación y corrección del protocolo para ajustar la metodología del trabajo a campo.

Durante la jornada de trabajo se realizó una puesta en común de las diferentes realidades con las que se enfrentan los encargados de los ensayos a la hora de desarrollar las tareas agronómicas con el aporte de las herramientas de agricultura de precisión en las diferentes regiones del país. Así es que pudieron destacar importantes limitaciones en algunas zonas productivas y todos los beneficios que le otorgó a cada uno el manejo variable de insumos.

El coordinador de la red de ensayos, Ing. Agr. Juan Pablo Velez, de INTA Manfredi, explicó: "Además de las variables del clima y las condiciones de suelo que existen en las diferentes regiones del país, nos encontramos con otras limitaciones que los integrantes de la red tuvieron que sortear para lograr buenos resultados a partir de ensayos realizados bajo el protocolo establecido". "Pero el trabajo de la Red de Ensayos de Agricultura de Precisión que coordina el INTA desde hace 3 años, consiguió resultados que permiten resaltar importantes beneficios de la producción con manejo variable de insumos bajo una metodología estandarizada", aclaró Velez.

Con dosis variable aumenta la rentabilidad

Los ensayos consistían en la delimitación de dos zonas contrastantes en donde la reducción en la aplicación de insumos permitió bajar los costos, teniendo en cuenta que la disminución potencial de ingresos por el menor rendimiento de grano siga arrojando un balance positivo. La comparación se realizó con un análisis de los ingresos y los costos de la dosis variable por un lado, y la dosis fija por otro, respecto al testigo con dosis cero.

"Como la rentabilidad depende mucho de la participación de cada una de las zonas de manejo, se ponderó por el porcentaje de participación de cada una de ellas, arrojando el Beneficio Marginal (Beneficio Mg) de todo el lote en caso de haber hecho dosis variable o dosis fija", explicó Velez.

Uno de los ensayos de la campaña 2012-2013 fue llevado a cabo en la zona de 9 de Julio, provincia de Buenos Aires, sobre cultivo de maíz, en donde la dosis fija fue de 100 kg de urea por hectárea en todo el lote y la dosis variable se realizó sin fertilizante en la zona de bajo potencial de rendimiento, aumentando su aplicación en la zona de alto potencial de rinde hasta llegar a fertilizar como máximo con 100 kg/ha de urea. Con esta prueba se llegó a la conclusión que en un lote dividido en partes iguales de zonas de manejo (la mitad con bajo potencial y la otra mitad con alto potencial), con dosis variable permitió incrementar la ganancia de 63.20 U$S/ha (dólares por hectárea), comparándolo con un lote en producción con dosis fija de insumos. Este es el resultado de la suma de beneficios en la zona de bajo rendimiento, ya que se ahorró 23 U$S/ha de fertilizante y se incrementó el rendimiento en un 6%, lo que significa 40 U$S/ha.

En soja es otra historia

En un ensayo sobre soja los beneficios de la dosificación variable superaron a la dosis fija en 16 U$S/ha al ahorrar 120 kg de SPT/ha en zonas de bajo potencial, en donde no se podrían lograr respuestas significativas. Esto se debió a que si bien en la zona menos productiva hubo una disminución del rinde de 60 kg con un valor de 16 U$S/ha, ante la disminución del fertilizante aplicado el ahorro de insumos compensó significativamente con 34 U$S/ha.

Cabe destacar que con el mismo protocolo se han obtenido beneficios potenciales de hasta 75 U$S/ha, este caso corresponde a un experiencia realizada en la zona de San Julián, Bolivia, sobre maíz variando solo urea.

La importancia de un correcto diagnóstico

La Ing. Agr. Cecilia Justo, de INTA General Villegas, destacó que "también existen casos en los que se han obtenido resultados negativos de la dosis variable, ocurrió en zonas de manejo que no fueron correctamente analizadas y por lo tanto no se logró un buen diagnóstico a partir de toda la información georreferenciada y los análisis de suelo realizados". Además la especialista valoró: "Los resultados obtenidos en esos casos permitieron cuantificar la importancia de un correcto diagnóstico a la hora de iniciar una nueva prueba a campo".

Así funciona la Red de Ensayos de AP

La red de ensayos de Agricultura de Precisión es coordinada por el INTA y trabaja con el objetivo de estandarizar métodos, nivelar conocimientos y protocolizar una metodología para realizar los ensayos a campo con manejo variable de insumos a nivel nacional, publicando los resultados de los mismos después de cada campaña.

Los integrantes de la red son productores, asesores, contratistas y empresas del sector que intercambian experiencias, se capacitan y realizan sus trabajos a campo respetando un protocolo previamente establecido en común acuerdo. Los ensayos son realizados por cada participante en sus propios campos, con la ayuda de especialistas del INTA, y los resultados de cada prueba se comparten con los demás integrantes de la red en un encuentro anual y mediante un soporte web. De esta manera se ponen en común situaciones agronómicas de diferentes zonas productivas del país, lo que permite obtener conocimientos sobre el alcance de la herramienta de dosificación variable en todas las eco-regiones argentinas.

El Ing. Damián Dulau, uno de los integrantes de la Red de Ensayos de Agricultura de Precisión que lleva adelante ensayos en cultivos de maíz y soja en la zona de Olavarría, provincia de Buenos Aires, valoró el funcionamiento de la red que coordina el INTA y se mostró interesado por seguir sumando gente que realice ensayos y participe en estos encuentros de intercambio. Según Dulau, "con el protocolo de ensayos y la formación que uno recibe, se puede realizar fácilmente un buen ensayo y lograr valiosos resultados".

"El intercambio de realidades con sus limitantes y los resultados que se obtienen en cada ensayo fortalecen mucho la red y permiten seguir avanzando, por eso es tan importante seguir sumando interesados que realice nuevas pruebas y comparta sus experiencias", explicó Dulau. Además el asesor contó que en su región están trabajando en equipo con otros especialistas para ambientar la zona, algo que les llevará tiempo pero los beneficios justifican el trabajo.

Según explicó el Ing. Agr. Juan Pablo Velez, "los datos de los ensayos son nucleados en una base de INTA, donde se clasifican y se resumen mediante análisis estadístico y económico". En un futuro estos datos serán transmitidos en forma automática en una "nube" virtual con el objetivo de realizar una selección de datos en donde se pueda concluir mediante todas las variables relevadas y en todos los niveles regionales y de cultivo.

El técnico agrónomo Elías Haye, colaborador de la Red de Ensayos, explicó: "Con esos avances se podrá saber, por ejemplo, cuál es la rentabilidad de la dosificación variable de nitrógeno de una variedad de trigo específica en una zona determinada del país en una campaña seca; o cuál es la respuesta de la fertilización de maíz en las mejores condiciones climáticas y de suelo en una región delimitada".

El protocolo definido para la realización de los ensayos se hizo extensivo a todos los interesados para estandarizar la metodología con la que debe regirse cada ensayo. Especialmente en cuanto al relevamiento de los principales factores de producción en forma común, para que al experimentar en diferentes situaciones agroecológicas y de suelo se puedan confrontar los resultados.

En este último encuentro se realizaron algunas correcciones del protocolo especialmente en la parte metodológica del relevamiento de datos, además se adicionó el protocolo de análisis de los datos obtenidos, es decir que ahora también regula cómo bajar y analizar los datos del monitor de rendimiento, obteniendo un gráfico con la respuesta de los cultivos a los insumos.

Para mayor información de la Red de Ensayos de Agricultura de Precisión, visete: www.agriculturadeprecision.org

 

Contactos:
 
Ing. Agr. Juan Pablo Velez
INTA EEA Manfredi

Ing. Agr. Cecilia Justo
INTA EEA General Villegas