Buscar:   
 

Febrero 2013

  
 
 

Mirando al futuro. Maquinaria agrícola y valor agregado en origen.

Ing. Agr. M.Sc. Mario Bragachini - Especialista del INTA E.E.A. Manfredi

 
Argentina necesita imperiosamente de una cosecha de volúmenes récord, o sea pasar las 105 M/t de grano y todo indica que se logrará. Esa producción, con los precios actuales y a futuro sería una cifra equivalente de exportación aproximada a los 36.000 M/U$S, pero como de ello se exporta el 75%, el valor exportable superaría los 28.000 M/U$S lo cual nos pondría como récord en comodities agroindustriales.

A ello se le debe añadir las exportaciones de cultivos regionales como maní, arroz, fibra de algodón y poroto, más otros menos importantes en volúmenes como la arveja, lenteja y garbanzo.

También se exporta leche en polvo y productos lácteos, carne bovina y de pollo (esta última con gran crecimiento). En los últimos 3 años se está exportando alfalfa como heno y pellets y las ya tradicionales e importantes exportaciones citrícola/frutícola, donde se destacan el limón, pera y manzana que junto a la exportación de alto valor agregado que hace la cadena vitivinícola, conforman un país que produce y alimenta a 400 millones de habitantes en el mundo.

La cadena apícola también ha crecido mucho y seguirá creciendo en exportaciones.

En resumen, el final del invierno y la primavera del 2012 produjo excesos de agua en Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos y eso generó condiciones favorables para las enfermedades de trigo y cebada, pero luego a fin de año el clima mejoró y permitió sembrar en casi la totalidad del territorio sembrable y el agua acumulada en el perfil ha posibilitado una buena evolución de los cultivos estivales y pasturas y un prometedor futuro productivo en el corto plazo. Una buena campaña 2012/13, tal cual lo pronosticaban los técnicos especialistas del sector climático; los productores respondieron bien concretándose hasta ahora lo previsto en cuanto a calidad de implantación y manejo.

Algunos productores afirman que existen zonas que están en plena sequía, así es el año niño, mucha agua en el 80% del área y un 20% del territorio con sequía, irregular comportamiento climático. Con estos pronósticos el consejo para el otoño es no demorar el inicio de la cosecha y tomar todos los recaudos de almacenaje de grano y forrajes.

Mercado de la Maquinaria Agrícola

El mercado de la maquinaria agrícola, uno de los mercados de alto impacto social en nuestro país, tuvo un año 2012 con una caída del 15 % medido en dólares totales de inversión, respecto al año 2011, que fue el año récord de venta de maquinaria agrícola en millones de dólares (1.450 M/U$S). La sequía del año 2012 explica la disminución a 1.250/1.300 M/U$S, habiendo caído algunos rubros más que otros.

El rubro de maquinaria más perjudicado fue sembradoras, le siguió cosechadoras y equipos para cosecha de granos. Estuvieron menos afectados los equipos de forrajes conservados, pulverizadoras y tractores, pero perjudicados al fin porque la sequía de la pasada campaña afectó principalmente las ganancias y la capacidad de compra de los contratistas y productores genuinos que son los que adquieren el 70% de las máquinas.

Las oportunas medidas crediticias implementadas por el gobierno con la Banca Oficial de otorgamiento de créditos con tasas subsidiadas y las medidas de presión a la Banca Privada para que concedan créditos a tasas rebajadas fueron fundamentales para movilizar el mercado, permitiendo que los fabricantes con mucho esfuerzo pasaran el 2012 sin provocar despidos de personal obrero.

Está claro que el ingreso por mayor producción con buenos precios significa incremento de ganancias y eso aumenta la capacidad de compra, existiendo además una necesidad creciente de recambio de maquinaria, ya que las mismas tienen obsolescencia por desgaste o por antigüedad o envejecimiento tecnológico. Las máquinas de los últimos 5 años son mucho más eficientes porque tienen más electrónica, más automatismo de regulación y adaptación a las condiciones cambiantes de suelo y clima, son más autoguiadas, más inteligentes para adaptarse a las exigencias de correcciones satelitales y señales de celulares conectados en tiempo real a la web, Una máquina de 5 años puede estar en buenas condiciones pero para la demanda o el mercado es tecnológicamente vieja y requiere un cambio por máquinas para una agricultura y ganadería de precisión (esto indica también una fuerte depreciación del mercado de máquinas usadas).

O sea que con la aparición de los recursos genuinos y buenos créditos, los productores genuinos y los contratistas demandarán máquinas innovadoras y el mercado se reactivará en el 2013. En noviembre-diciembre de 2012 ya se comenzó a mover positivamente el mercado en función de los buenos precios de los comodities que en esos meses fueron casi récord.

El mercado de la maquinaria agrícola tiene un alto impacto social porque ocupa a 90.000 puestos de trabajo en el país y constituye así el sostén laboral de muchos pueblos y ciudades del interior, por eso es necesaria y tan importante su pronta reactivación, que se concretará en el 2013.

La mejora de la productividad y producción es por ahora potencial, los cultivos tienen que terminar bien el ciclo reproductivo, poder cosecharlos normalmente, venderlos y recién aparecerán los recursos genuinos. Por eso es estratégica la existencia de buenos créditos como los que están saliendo, porque la plata genuina demorará hasta mayo, junio, julio, o agosto en algunos casos, y las máquinas no se pueden fabricar e importar todas de golpe. Además, esta política de créditos que está empezando a implementarse para el sector permitirá adelantar la recuperación agrometalmecánica y evitar la pérdida de puestos de trabajo.

En la próxima edición de Expoagro (marzo de 2013) venderá el fabricante que disponga de buena financiación propia o en convenio con bancos; claro está que la mayoría de la gente no espera las grandes exposiciones para comprar, hoy las novedades están en internet y los precios también se pueden conocer. Pero existe una buena parte del mercado que quiere ver, tocar y hablar con el asesor, y por ese motivo espera la expo y algunos hasta quieren verla funcionar en las dinámicas a campo para tomar decisiones.

Casi todos los fabricantes tendrán algo nuevo para mostrar en marzo en Expoagro 2013. Los productores encontrarán muchas novedades en la muestra.

El futuro del mercado de la maquinaria 2013 - 2020

Pueden ocurrir muchas cosas desde el 2013 hasta el 2020, pero si manejamos supuestos como ciertos, basándose en las predicciones del Plan Estratégico Agroalimentario (PEA) 2020, donde se supone una producción de 157 M/toneladas de grano, un incremento del 22 al 40% del grado de industrialización, o sea un mayor valor agregado de las exportaciones, un incremento de 4,7 M/t de carne total a 7,5 M/t de carne (bovino, pollo, cerdo) y un incremento de la producción de leche del 40% con mayor industrialización, si se trabaja con buenas políticas de estado y hacemos realidad el PEA 2020, el mercado de maquinaria evolucionará de 1.450 M/U$S que marcó en 2011 (récord) a 1.250 M/U$S en 2012 por la sequía, a 1.750 M/U$S en el año 2014 y 2.230 M/U$S en el 2020.

Un aumento de las exportaciones de máquinas agrícolas y agropartes de los 280/300 M/U$S del 2012 hasta los 350 en el 2014 y 1.000 M/U$S en el 2020; y una balanza comercial de la maquinaria agrícola de 240 M/U$S negativa (2012), reducida en 2014 a 150 M/U$S negativa, para transformarla en positiva de 400 M/U$S en el 2020. Y lo más importante, los puestos de trabajo directos y directamente afectados porcentualmente que hoy representan 90.000, pasarían a 95.000 para el año 2014 y a 117.000 en el 2020, cifra muy positiva para el desarrollo del interior productivo, ya que es el aspecto más débil de los sistemas productivos agropecuarios actuales.

El productor demanda máquinas más grandes y con mayor autonomía

El productor argentino, al igual que en Brasil, Estados Unidos, Canadá o en países como Rusia y Ucrania, por ser países con grandes extensiones cultivadas, buscan siempre aumentar la capacidad de trabajo, es decir máquinas de mayor ancho de labor, de mayor velocidad de trabajo, con mayor autonomía. Sembradoras, pulverizadoras, tolvas de cosechadoras y carros tolvas, tractores de mayor potencia y tracción y mucho equipamiento de automatismo de regulación y facilidad de paso de trabajo a transporte y viceversa (menos horas de trabajo/ha, pero con mayor y mejor capacitación de los operarios). Equipamientos electrónicos cada vez más sofisticados, pero simples de manejar por el operario, máquinas para Agricultura de Precisión, o sea posicionadas satelitalmente y conectadas a software sensores y actuadores cada día más precisos y confiables.

En cuanto al equipamiento de la maquinaria, muchos de los actuadores de las máquinas del futuro serán eléctricos, reemplazando a los mecánicos e hidráulicos. Los actuadores hidráulicos y mecánicos tendrán todos comandos por electroválvulas.

También el mercado exige cada día más asistencia técnica oficial porque un mecánico tradicional ya no puede componer una máquina por falta de equipo y conocimiento, ocurre lo mismo que con los vehículos y camionetas, que solo los mecánicos oficiales y/o talleres autorizados y capacitados son los únicos capaces de arreglar y mantener una máquina. El mecánico del futuro tendrá mucho más conocimiento de manejo de téster y software específicos, que de manejo de la mecánica tradicional. O sea que el mecánico del futuro se parecerá más a un electrónico con conocimiento de hardware y software y se engrasará muy poco las manos.

Los equipos de máquinas de los contratistas tendrán una persona con dominio de la electrónica y la informática con buen manejo de software, esto que hoy parece un freno se resolverá con los cambios generacionales que acelerarán este proceso de manera espectacular. En el 2020 no habrá ninguna cadena de valor que produzca sin electrónica e informática aplicada, se tendrán que garantizar los procesos de producción de buenas prácticas agrícolas de cualquier producto que se comercialice con fines alimenticios y/o bioenergéticos, huella de carbono, huella del agua, procesos amigables con los recursos naturales (agua, suelo, aire limpio). Seguramente el mercado exigirá trazabilidad de los procesos y productos y la Argentina es un país que no tiene que temerle a esto porque cuenta con buena aplicación de tecnología (biotecnología, Siembra Directa, Agricultura de Precisión), liderando estos temas en Latinoamérica.

Claro que hay mucho por hacer para mejorar el manejo de los ambientes productivos, pero Argentina es un país que produce con muy pocos insumos, es un país que con unos pocos retoques agroecológicos estratégicos puede ser un ejemplo. La baja contaminación de agroquímicos y efluentes nos posibilita ser un país agroecológicamente bien posicionado y frente a una orientación agroindustrial y agroalimentaria. Se puede aprender de los errores de los países industrializados y de producciones intensivas, los errores enseñan y permiten a evolucionar en la dirección correcta.

Aspectos para mejorar en los sistemas productivos

Entre los aspectos productivos más vulnerables y preocupantes se puede mencionar la permanente desaparición de puestos de trabajo en el campo argentino relacionados a la producción primaria de granos, a causa del cambio de escala y la creciente figura del productor rentista; y por otro lado, la caída de la fertilidad de los suelos.

Argentina debe cambiar evolutivamente la secuencia de cultivos (65% del área pampeana con soja), el trabajo debería estar centralizado en mejorar la industrialización en origen y transformación de los granos de cultivos alternativos a la soja, por ejemplo por mencionar a los cultivos insignia que mejoran la estructura del suelo: el maíz y el sorgo. El Bioetanol a partir del grano de maíz o sorgo es una gran oportunidad de hacer rentables estos cultivos con el valor del etanol/corte.

El maíz y el sorgo realizan un gran aporte de carbono al suelo, dejan una excelente cobertura y también una excelente masa de raíces estructurantes de suelo. A ello se le debe añadir que una planta de etanol de 220.000 toneladas de procesamiento de grano, ocupa 90 puestos de trabajo directos, más 72.000 toneladas de DDGS, un excelente alimento concentrado seco de 28 a 30% de proteína para hacer más competitiva la ganadería de leche o de carne de la zona (60.000 novillos), por ejemplo. Pero el DDGS puede formar parte de raciones de producciones porcinas y aviar con excelentes resultados que implican generación de mucho trabajo multiplicando el desarrollo local.

Si los argentinos procesáramos para etanol 2 M/t de grano de maíz, dejamos de importar nafta y eso significa solo una inversión de 500 M/U$S, un 17% de lo que se invierte anualmente en camionetas en Argentina.

Estos datos indican que Argentina es todavía un país potencial en muchos procesos agroindustriales, bioenergéticos, agroalimentarios y eso deja a todos comprometidos a trabajar para que sea una realidad cuanto antes.

Fabricar plantas de etanol en Argentina también demanda muchos puestos de trabajo, el compromiso social es de todos. Fabricar plantas de alimentos balanceados, fabricar granjas, establecimientos de producción de cerdos, tambos estabulados, frigoríficos, industrias lácteas, también significa crear empleo agrometalmecánico local y también significa una alternativa de reconversión de alguna industria de máquinas agrícolas.

Algunos creen que la industrialización del maíz y el sorgo, transformándolo en etanol (biocombustible), podría llevar a competir con los alimentos, pero frente a estos supuestos es importante considerar que Argentina produce entre maíz y sorgo más de 32 M/t de grano y exporta más de 10 M/t, por lo tanto con 2 M/t para etanol sería afectado solo el 20% de las exportaciones y el 6% de la producción y en el 2020 Argentina debe producir 40 M/t de maíz y unos 7 a 10 M/t de sorgo.

Por otro lado Argentina debe dejar de exportar maíz y sorgo como grano y agregarle valor en origen mediante plantas de molienda húmeda, molienda seca (alimento humano), alimentos balanceados y 60 productos industriales a partir del maíz. En el caso del sorgo es similar el camino industrial en origen, este es el único camino de estos cultivos para competir con la soja que hoy es más rentable y fácil de producir y como la debemos seguir produciendo para que sea sustentable, deben coexistir en la secuencia de cultivos el maíz, sorgo, trigo, cebada, cultivos capturantes de carbono y buen sistema radicular y con mucho potencial de industrialización y transformación en origen. La sustentabilidad de los sistemas productivos incluye al suelo, a los puestos de trabajo en origen, la equidad distributiva, el desarrollo local y regional y también los aspectos económicos que como se sabe la soja aporta y mucho; pero puede aportar más si se incrementa su industrialización en origen y se la comienza a analizar más allá del aceite y harina proteica para pensar en los 60 productos que el mundo produce a partir de nuestras exportaciones.

El valor agregado en origen es una materia pendiente de todos los argentinos y ya se comenzó a estudiar para aprobarla en el 2020.