Buscar:   
 

Se firmó en Venezuela y ronda los 300 millones de dólares. Generará mayores puestos de trabajo y requerimientos de componentes. Marzo 2008
Nuevo convenio argentino-venezolano para exportar maquinaria agrícola, productos agroindustriales, camiones y máquinas viales

Dentro del marco del fideicomiso energético entre Argentina y Venezuela se firmó ayer en este último país, con la intervención de CAFMA (Cámara de Fabricantes de Maquinaria Agrícola Argentina) y el INTA, con la presencia del Presidente Ing. Carlos Cheppi, un nuevo convenio por el cual se ampliará la exportación argentina por 275 millones de dólares en maquinaria agrícola, productos agroindustriales, secadoras, camiones y máquinas viales entre otros, hacia Venezuela.

Concretamente el convenio se distribuye de la siguiente forma: se exportará maquinaria agrícola argentina por 75 millones de dólares incluyendo tractores, sembradoras, cosechadoras, pulverizadoras, 150 millones en plantas de silos, productos balanceados, secadoras, elaboración de productos agroindustriales, plantas de almacenaje y secado de granos, y 25 millones más destinados a la compra de camiones nacionales , además de 25 millones en equipos viales.

"Este convenio le hace muy bien a la industria metalmecánica argentina", expresó en EXPOAGRO 2008 el Ing. Agr. Mario Bragachini, Coordinador del Proyecto Cosecha y Postcosecha del INTA, agregando que tal negocio seguramente demandará mano de obra y agrocomponentes para el armado de todo este tipo de equipamiento en el presente año.

"Es una buena noticia para la industria nacional porque con esto se van a generar aproximadamente unos 15.000 puestos de trabajo directos y otro tanto indirectos, con alrededor de 20 a 30 fábricas para proveer todo este material, y existe la garantía de que se distribuya adecuadamente este negocio a nivel territorial porque estas fábricas están a lo largo y ancho del país y fundamentalmente en pueblos agrícolas donde se ha sido desplazada la mano de obra por la globalización del agro", opinó Bragachini .

Informó además el técnico del INTA que han visitado EXPOAGRO 2008 numerosas delegaciones internacionales en busca de tecnología argentina en el rubro agrícola ganadero. "Muchos de ellos se van a llevar negocios de máquinas y componentes argentinos, así que este año vamos a estar seguramente aumentando entre 80-90% los valores de maquinaria agrícola exportada y no solamente a Venezuela sino a más de 20 países y de esta forma globalmente se está consolidando nuestra posición en el resto del mundo".

Una oportunidad para el desarrollo

Esta nueva demanda de productos industriales argentinos trae aparejado otros requerimientos: mano de obra y transferencia de conocimiento para el manejo de tecnologías. "Nuestro país está creciendo y tiene los problemas propios de esa situación luego de estar totalmente parado y pensando más en importar que en producir y exportar", rememora Bragachini, considerando que "hoy tenemos un mercado interno de maquinaria agrícola que pasó 300 a 1200 millones de dólares, y en exportación de 10 millones en 2001 a 163 el año pasado y ahora podemos llegar casi a 300 millones. Esto obviamente genera problemas porque duplica, triplica toda la demanda de mano de obra, de agrocomponentes, de chapa, de fundición, de elementos de alta complejidad. Y por supuesto también hay demanda de mano de obra especializada. No hay todo lo que necesitamos pero indudablemente es mucho mejor estar sufriendo los problemas del crecimiento que pensar qué vamos a hacer con los empleados sin trabajo. Habrá que agudizar el ingenio y esto fundamentalmente pasa por multiplicar la capacidad laboral de los empleados, con inversión en tecnología de procesos para multiplicar la productividad y la calidad de los empleados y del trabajo. Y para invertir hay que tener escala y para ello es necesario exportar. Eso es lo que estamos haciendo", acentuó el coordinador del PRECOP.

En referencia a las capacidades en el manejo tecnológico, destaca Bragachini que los países que firman convenios de este tipo con Argentina están en vías de desarrollo agropecuario y nuestro país es uno de los más eficientes para producir alimentos primarios. "Quien se lleva una sembradora también se lleva las soluciones para sembrar, si compra una pulverizadora también se le provee el conocimiento para la aplicación de agroquímicos y si adquiere una cosechadora, también conocerá como cosechar grano con poca pérdida y que llegue a la tolva limpio y sin daño mecánico".

La importancia de la capacitación

Precisamente en el marco de Expoagro 2008 se firmó con la presencia del Vicepresidente del INTA, Amadeo Nicora el jueves en el auditorio del stand SAGPyA-INTA-SENASA una Carta Intención entre el INTA y la UNIVERSIDAD SAN PABLO (Tucumán), con el objeto de colaborar ambas instituciones para incorporar a la currícula académica de grado y post-grado, la temática de las nuevas tecnologías para la producción y sustentabilidad agropecuaria, especialmente las referidas a Agricultura de Precisión. El Ing. Bragachini considera particularmente importante este relacionamiento entre lo académico y las demandas del sector productivo, donde el INTA aporta el know how para transferir tanto a nivel interno como también en lo apuntado al entrenamiento en el exterior en países que compren maquinaria agrícola argentina.

"En el predio de Expoagro hicimos demostración de cosecha recibiendo en el stand del INTA el mapa de rendimiento, velocidad de máquina, humedad, porcentaje de proteína y de aceite del grano. Esto es único en Latinoamérica y casi todo es de desarrollo nacional. Para esto hace falta un operario capacitado para receptar la información online y que sepa qué hacer con ella, y que el que esté en la cosechadora sepa cómo operar el equipamiento. También por supuesto es necesario generar las capacidades para que eso llegue al campo. Las universidades tienen que formar ese tipo de técnicos que van a capacitar para aprovechar esa información. Por eso dentro de la currícula tienen que incorporar las necesidades que tiene el sector productivo".