Buscar:   
 

Visita a granja de producción de lechones de EEUU

El contingente de argentinos que participó del 25ª viaje de capacitación técnica a EEUU visitó una granja que se dedica solo a la producción de lechones para la posterior recría en otros establecimientos.

Cuenta con 2.400 madres que producen 80 mil lechones por año. Además de lo netamente productivo, es un establecimiento-escuela para turismo y capacitación, lo que permite la posibilidad extraordinaria de ver un criadero de cerdos intensivo, confinado y automatizado. 

Allí trabajan 15 personas en el sector de producción y 12 personas en el sector de turismo y capacitación. La infraestructura del establecimiento está ideada para que se pueda visitar y apreciar cada una de las etapas del proceso de producción desde una ubicación privilegiada; cuenta con balcones de doble vidriado que respeta todas las normas de bioseguridad que son indispensables en un criadero de este tipo.

El ciclo de esta granja comienza con las cachorras de reposición provistas por un establecimiento externo que provee las hembras híbridas constituidas por razas maternas como Large White y Duroc. Las hembras ingresan con 3 semanas de vida y un peso de 7.5 kg, y después de haber cumplido con una aislación de 15 días son enviadas a boxes comunitarios para su recría hasta la madurez sexual con 6 meses de edad y 150 kg de peso.

Una vez que alcanzan su madurez sexual la inducción de celo se realiza mediante un padrillo raza China, cuya característica principal es que segrega más feromonas haciendo más eficiente la inducción del celo de cachorras. Cuando entran en celo se inseminan y pasan a la sala de gestación comunitaria con alimentación individual automatizada que mediante un chip instalado en el animal se las identifica y se les da una ración a razón de 3 kg a 5 kg, dependiendo del tamaño de la hembra. La ración se suministra en golpes de 100 gramos cada uno, lo que genera una necesidad de movimiento permanente de la cerda en el cuarto de gestación para conseguir su alimento promoviendo la locomoción evitando el sedentarismo. La alimentación básica está constituida por partes iguales de soja y maíz y algo de salvado de trigo. La cantidad de la ración varía según el tamaño de la hembra que puede pesar entre 150 y 325 kg, dependiendo de la edad y del estado de gestación. 

Completada la gestación, dos días antes del parto pasan a la sala de maternidad en box individual con temperatura controlada; para la cerda es de 23 a 25 °C y para los lechones 30 a 32 °C, lo que se consigue con una loza radiante y una luz infrarroja para los lechones y ventilación forzada sobre la cerda madre.

La alimentación es completamente automatizada en esta etapa. Las cerdas son monitoreadas a intervalos de 25 minutos durante las 24 horas, controlando y asistiendo las pariciones, las camadas son redistribuidas entre las distintas madres por peso y cantidad procurando armando camadas homogéneas en tamaño y con un máximo de 14 lechones por cerda. La vida útil de una cerda es de 3 a 5 años con 2,5 partos por años y un promedio de 14 crías por parto. 

Cuatro días después de haber destetado las hembras reingresan a la parte de reproducción para su siguiente inseminación. El destete se realiza a los 21 días, entre el día 1 y el 4 les realizan corte de colmillos, tatuaje de identificación e inyección de hierro; el cuarto día les hacen castración y corte de cola, a partir del día 7 comienzan con una alimentación sólida y a los 21 días pasan a una recría corta de 4 días y una vez logrados los 7.5 kg migran a granjas externas asociadas a este criadero para su terminación.

Mediante piso perforado las deyecciones pasan a una fosa que es lavada mediante sistema flushing, este efluente es recolectado y utilizado para generar biocombustible (biogás) mediante un biodigestor anaeróbico. Este biogás, cuyo mayor contenido es metano, es utilizado para los medios de transporte de la granja y para producir electricidad. Además luego del proceso de biodigestión anaeróbica se obtiene el digerido que es utilizado como fertilizante.

Autores: 
Méd. Vet. Javier Pavón, Ing Agr. Guillermo Prataviera. 
Ing. Agr. M.Sc. Mario Bragachini, Ing. Agr. Juan Pablo Velez, Ing. Agr. Fernando Scaramuzza, Ing. Agr. Diego Villarroel, todos pertenecientes a INTA EEA Manfredi. 
Ing. Agr. Axel Von Martini, asesor privado.

Descargar artículo completo en formato pdf (508 Kb.)