Buscar:   
 

Visita al Centro de Bioenergía de la Universidad de Iowa 
-BioCentury Research Farm en Iowa State University of Science and Technology-

Andy Suby (Manager - Anfitrión durante la visita).

En el campo experimental de la universidad de Iowa se encuentra este Centro de Investigación en biocombustibles y productos de la biorrefinería, que cuenta con 400 hectáreas destinadas a los diferentes estudios. En este Centro se investiga sobre el cultivo, cosecha, almacenaje de la materia prima para bioenergía y también se llevan a cabo estudios y pruebas de procesos que dan origen a los distintos productos y subproductos. Además también se realizan análisis composicionales y de calidad de los mismos. En síntesis, aquí se lleva a cabo toda la investigación sobre la biomasa y su proceso de transformación a combustibles y productos químicos.

 

Como fuente principal de biomasa se utiliza el rastrojo de maíz, el switchgrass, miscanthus, sorgo y pasturas de gramíneas nativas. Esa biomasa se puede transformar en combustibles, en bioproductos químicos, como bioasfalto, azúcares y demás insumos para la industria de la construcción, farmacéutica, cosmética, entre otras.

Se utilizan diferentes procesos, entre los que se encuentran los procesos termo-químicos y procesos bioquímicos. Los primeros principalmente son la pirolisis, la gasificación y la torrefacción; y los segundos están compuestos por la fermentación y destilación.

  

Bioetanol

Hay muchos productos, entre los que se destaca el bioetanol, que han sido desarrollados por este Centro y también por empresas privadas. Cuando se desarrollan productos se trata de reunir las especificaciones de un producto similar al que proviene el petróleo, como reemplazo de este producto. También es importante el desarrollo del DDGS o la burlanda seca que se obtiene en conjunto con empresas alemanas que permite que la misma sea más digestible para cerdos o pollos.

 
Algas

Un especialista de la Universidad de Iowa lleva a cabo investigaciones relacionadas al proceso de algas apuntadas principalmente a la obtención de productos químicos. En esta oportunidad se pudo conocer la apertura de un nuevo mercado relacionado a la limpieza de la carga orgánica de aguas y principalmente de nitrógeno.

 
Bioasfalto

El investigador resaltó a este como uno de los productos generados en este centro de investigación que es utilizado en la ciudad de Omaha. La capacidad de producción de esta planta posibilitó la generación del suficiente bioasfalto para realizar una ciclovía, de todos modos el proyecto actual es confeccionar una ruta del mismo material, pero para esto es necesaria una planta de mayor escala que la visitada. El técnico destacó la calidad y la vida útil de este producto, como así también la ventaja de que la producción de cultivos, industrialización de los mismos y aplicación del producto, en este caso el bioasfalto es aprovechado en la misma zona, es decir que es un ciclo que empieza y termina en la misma ciudad de Omaha.

  

¿Quienes ayudan o financian los proyectos de investigación?

La fuente de financiamiento principal es a través de proyectos generalmente liderados por investigadores de la universidad, obtenidos principalmente del gobierno estatal, nacional y fuentes privadas.

Este centro también presta servicios a empresas privadas alquilándole las instalaciones y los procesos para que las mismas hagan sus investigaciones, por este servicio cobran y la propiedad intelectual queda para la empresa.

En lo que respecta a los productos bioquímicos y termoquímicos, apuntan a reemplazar al petróleo. Sin embargo, el precio del petróleo -con un barril de 40 dólares- produce un impacto muy grande y dificulta la competitividad de estos bioproductos. Si el precio del barril vuelve a 100-120 dólares como estuvo en años anteriores, los biocombustibles y bioproductos se tornan competitivos con respecto a otros productos químicos.

En lo que se refiere a sustentabilidad de suelo es muy importante que todos los procesos que se hacen allí conserven la materia orgánica del suelo que debe ser cuidada para no extraer demasiado carbono del mismo, por esto se busca tener un balance de carbono positivo o neutro en todos estos procesos. El especialista Andy Suby remarcó la importancia de no sacar toda la biomasa del lote para que esta producción sea sustentable en el tiempo. También indicó que están estudiando el cultivo de cobertura, la incorporación de gramíneas dentro de los cultivos implantados, la utilización de estas para mantener una fijación de nitrógeno para que los nutrientes vuelvan al suelo y la aplicación de biochar o biocarbono (subproducto de todos estos procesos), como abono orgánico o biofertilizantes.

Estas biorrefinerías van a tener un gran impacto una vez que se terminen de ajustar todos los pasos y procesos, y de trasladar material húmedo y sucio de baja densidad desde el campo a la biorrefinería para generar los productos.

Serán pequeñas plantas de procesamiento ubicadas estratégicamente y con una capacidad de transformar biomasa zonal en productos de última generación.

El impacto en las comunidades va a ser importante, ya que generará actividad industrial de toda la cadena en aquellas zonas donde solo tienen acceso a grandes volúmenes de biomasa, brindando la oportunidad de tener empleo categorizado y especializado. Según Andy Suby, si bien las condiciones de la actividad agrícola de este año no son las más alentadoras, en lo que respecta a tecnología la actividad agrícola está en su mejor momento.

Autores: Mario Bragachini, Juan Pablo Vélez, Fernando Scaramuzza y Diego Villarroel  (ingenieros agrónomos, especialistas de INTA Manfredi).  

Descargar artículo completo en formato pdf (508 Kb.)